miércoles, 27 de junio de 2012

Drácula

Drácula  (1931) de George Melford.

Se trata de la primera versión de Dracula de la historia. A principios de los años 30, al no exisitir el subtitulado, los estudios hacían versiones en otros idiomas de películas que tenían posibilidades de ser existosas, asi que la Universal decidió hacer esta versión en español de Drácula filmada al mismo tiempo y utilizando los mismos decorados de la versión en inglés protagonizada por Bela Lugosi. Esta última la filmaba Tod Browning de día y por las noches lo hacía George Melford con todo su equipo latino. (Drácula DEBE filmarse de noche)
Esta película se creía perdida hasta que en los años 90 se encontró una copia en La Habana y luego se editó en DVD.
A pesar de durar casi media hora más que la versión de Tod Browning, esta versión se terminó de filmar antes y se estrenó en Los Angeles unas semanas previas al lanzamiento de la versión en inglés, por lo tanto es la primera Drácula en el cine. (Sin contar Nosferatu (1922) de F.W. Murnau, que tiene justamente ese nombre y no Dracula por una cuestión de derechos).
El presupuesto de esta película fue menor al de la otra película, pero sin embargo, la crítica en general la considera técnicamente superior.
A pesar de seguir el mismo guión, no es una mera copia, George Melford logró hacer una versión un poco más personal y, para mi gusto, mejor que la de Browning.

Se suele decir que es la "versión española", pero es un error ya que el elenco era latino, el protagonista español, la protagonista femenina Lupita Tovar mexicana y hasta Barry Norton, ¡argentino! en el papel de Juan Harker.
Como el Conde Drácula lo tenemos a Carlos Villarías (Villar en los títulos) quien compone a un vampiro muy convincente (muchos críticos dicen que fue una mala elección este actor, yo no estoy de acuerdo con eso), hace un uso de muecas y especialmente la mirada que por momentos da mucho miedo, asimismo al observarlo puede perfectamente ser el almacenero de tu barrio y creo que eso es lo que lo hace genial.
Lupita Tovar como Eva (no Mina, como en las otras versiones) está fantástica y gracias a que la censura no se fijó en esta película en su época, se la puede ver mostrando sus pechos en gran parte de la película, cuestión fundamental en todo el cine clase b, especialmente de la década del 70 en adelante.
El actor que lleva adelante gran parte del metraje es Pablo Álvarez Rubio en el papel de Renfield el loco dominado por el conde Drácula, muy histriónico pero convincente.
Quiero destacar también a Manuel Arbó (como Martín), para mi es el mejor actor de la película, su papel es el de un gallego al mejor estilo Emilio Vidal en las películas de los hermanos Sofovich.
El único que lastra un poco la película es el personaje de Van Helsing, el actor como que se toma demasiadas pausas para decir sus partes.
A mi esta versión es una de las que más me gusta de Dracula, mucho más que la versíon paralela de Tod Browning y solo un par de escalones abajo que la versión de Francis Ford Coppola, así que la recomiendo fervientemente.
Hay que destacar que George Melford no hablaba una palabra en español, asi que no se como habrá hecho para dirigir a los actores.
Un dato curioso: en los países de habla hispana se estrenó esta versión, así que es una buena oportunidad de sentir lo que sintieron nuestros abuelos al verla.
Por Gustavo Fugazi - @Repetitivo

3 comentarios:

  1. Me encantó la review, me hizo pensar que el almacenero de mi barrio puede ser un vampiro. O peor.
    Me dió ganas de verla. Gran colaboración!

    ResponderEliminar
  2. Yo le temo a los almaceneros a raíz de esta película. :P

    ResponderEliminar
  3. No veo la hora que termine de bajar para poder verla, faltan como dos siglos!

    ResponderEliminar