martes, 22 de enero de 2013

Le sang d'un poète

Le sang d'un poète (1932) escrita y dirigida por Jean Cocteau.

Actúan Enrique Rivero, Elizabeth Lee Miller y  Pauline Carton.


Creo que para entender a esta película la única opción es verla. Jean Cocteau es todo, un hombre, un poeta, un director, un actor y en cada escena se puede ver su marca personal, su voz. 

No necesité conocerlo, porque su entrega y sinceridad lo hace transparente. Parece que Cocteau se copó con el cine y quiso retratar su proceso creativo, bueno, eso lo digo yo. Así que consiguió guita, unos actores que seguro no cobraron y empezó a experimentar con todos los efectos especiales que existían en la época. Llegué a pensar que era el 2001: odisea en el espacio de los años 30, porque a través de imágenes inentendibles quiere representar una nueva filosofía humana. El artista crea, primera escena con la estatua. Ella, su creación, toma vida y tortura al artista. Después se pone bien friki la película, matan a un nenito y aparece un ángel negro. Parece que nada más puede pasar pero el director está obsesionado con lo hermafrodita y nos muestra a un travesti súper musculoso vestido de mujer. Puede que les haya contado toda la película, o puede que no, la historia es una cebolla donde cada capa resignifica a la anterior. 3 momentos teatrales, tres sexos, 3 personales importantes. Nada parece azaroso y eso hace extrañar un poco al cine pochoclero, este clásico se nota está muy pensado. Creo que esnobismo y Jean Cocteau son sinónimos así que es menester que vean esta locura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario